Receta: Magnífico suflé de café y praliné


Aprende a realizar este delicia para que triunfes con tus amigos o seres queridos, sigue leyendo y n te pierdas esta exquisita receta





La palabra soufflé o suflé se origina del verbo francés souffler que significa “soplado”. Se trata de una preparación de cualquier comida con yemas de huevos o no, pero que termina siempre con la mezcla de claras batidas a nieve firme y que se pone a horno regular donde se “infla” bastante.

Toma nota de todo lo que necesitarás y presta atención para que puedas elaborar este rico postre.
Ingredientes:
  • 3 huevos (claras y yemas separadas)
  • 1/2 taza de café negro (preparado y refrigerado)
  • 1 cucharada de gelatina
  • 2/3 taza de azúcar morena
  • 300 ml de crema espesada

Para el praliné de almendras:

  • 3/4 taza de azúcar blanca
  • 1/4 taza de almendras blanqueadas
  • 1/4 taza de agua

Preparación:

En primer lugar, corta una hoja de papel de aluminio que sea lo suficientemente grande como para cubrir un molde con una base de 13,5 cm y de 4 tazas de capacidad. Luego forra los moldes con el papel de aluminio.

A continuación, elabora el praliné. En una olla, coloca el azúcar y el agua, y cocina a fuego medio durante 3 a 4 minutos, o hasta que el azúcar se disuelva completamente. Cuando comience a hervir, pon la olla a fuego bajo y cocina por 20 a 25 minutos o hasta que esta combinación toma un color levemente dorado.

Agregar las almendras y cocina por 5 minutos más, revolviendo de vez en cuando. Vierte la mezcla sobre la bandeja con papel de aluminio y deja que se repose por 1 hora a temperatura ambiente, hasta que ésta endurezca.

Cuando esté fría, córtala en trozos. Posteriormente coloca los trozos en un procesador de alimentos y reserva en un recipiente 1/4 de taza de praliné para decorar.

En un recipiente resistente al calor, debes colocar 1/4 de taza de café, las yemas de huevo y el azúcar morena para hacer una natilla. Coloca el recipiente dentro de una cacerola con agua hirviendo. Bate la mezcla por unos 6 minutos, o hasta que esta espese, y retírala de la cacerola.

En otro recipiente que sea resistente al calor, coloca 1/4 de café y agrega la gelatina. Pon el recipiente en la cacerola con agua hirviendo y revuelve con un tenedor la mezcla, hasta que la gelatina se disuelva por completo. Agrega la gelatina caliente a la natilla, procurando que ambas tengan la misma temperatura para evitar que se formen grumos. Añadir el praliné y luego rellena los moldes y hornear a baño maría por 15 minutos.

De este modo podrás disfrutar de este delicioso postre.

Escrito por: Arnellys Prado
Para: meencantaelcafe.net